lunes, 26 de mayo de 2014

gracias Maestro




Es como si fuera mi padre, como creador, desde cero yo aprendí de él, a pesar que él estaba ya jubilado, se tomó el tiempo para enseñarme, le agradezco forzarse personalmente, el enseñarme que es la vibración, que es la mayor tarea de mi vida ¿ qué es la vibración?.
Mantendré su visión toda mi vida, desde como rascar madera, hasta saber el efecto científicamente.

Él hablaba mucho de “lucchi metro”, sinceramente las palabras de él, era de tal nivel, de tan genio, que las palabras de  él tengo que asimilar toda mi vida, y los escritos, que tome junto a él. Ir estudiando siempre, porque siempre tienen razón.
Es mi primer maestro de Arqueteria.

El me enseño, hasta último momento que tuvo fuerzas, antes de irse de este mundo, el dedicaba su tiempo a enseñarme, entre hospitales, por eso le siento más que un maestro como un padre que me regalo toda su enseñanza. Y solo tengo la gratitud infinita a su familia y su hija.

  Incluso cuando hacía mucho sol, me prestaba su sombrero al regresar a mi casa de su taller, y cuando yo veo la misma forma de sombrero en otra ciudad, siempre me acuerdo de él. Y le siento.


aprendiendo en Paris.



Estoy muy agradecido, en mi vida, conocer un gran arquetero Manuel , en el Atelier de Sandrine Rafin. Yo trabaje durante 18 años en carpintería japonesa construyendo templo, y casa tradicional japonesa.
He conocido muchos maestros sobre trabajo de lutier, nunca he visto, como Manuel la persona, tan honesta, hábil en Manualidad, abierto al mundo , conocimiento, del método sobre fabricación de Arco , al estilo francés.
Me ha dado, su enseñanza, me ha enriquecido mucho, en mi camino.

Resulta que tan diferente, como se fabrican los instrumentos en Italia, comparando lo de Paris, lo que me ayuda a enriquecerme como arquetero, con las dos grandes escuelas, Italia y Francia. Giovanni Lucchi Cremona mi gran Maestro y Manuel, junto a Sandrine Raffin, en Paris.